Presidente de AEDIPE y AEDIPE Comunidad Valenciana. Presidente de AECOP-EMCC España (coaching ejecutivo). Director del Master de Gestión del talento (www.mastergesta.es). Director de las jornadas TMT, Talento & Management Tendencias. Catedrático de Organización de Empresas en el Dpto. Dirección de Empresas (Facultad Economía, Universidad de Valencia), Coach Senior Certificado CS44. Conferenciante y Escritor. Y padre de dos hijas preciosas.

lunes, 7 de abril de 2014

DECÁLOGO DEL COACHING EDUCATIVO: ALGO MÁS QUE UNA MODA

Desde hace más de diez años que practico el coaching educativo en mis aulas universitarias, y si algo os diría claramente es que el coaching ha venido a quedarse, no es una moda, ni una simple palabra que traducida signifique entrenamiento. El coaching educativo tiene tal potencia transformadora en el aula que solo viéndolo en vivo uno puede creer lo que está pasando. Y lo más importante es que los resultados son muy visibles y significativos. 

Pero ¿qué de diferente aporta el coaching educativo al alumno?

  1. Cambia su rol pasivo de mero receptor a rol activo y responsable de su aprendizaje
  2. Adapta el aprendizaje al ritmo propio de cada alumno permitiendo crecer con los hitos correspondientes a cada entorno evolutivo
  3. Establece una mejora directa en el pensamiento crítico del alumno
  4. Parte del conocimiento y mapa mental de cada alumno con lo que el aprendizaje es continuo e integral
  5. Asume la participación individual y colectiva como principal estrategia de aprendizaje
  6. Genera movimiento en las aulas, es decir, aprendizaje en acción permitiendo que los alumnos  aprendan haciendo
  7. Genera emociones en el aula facilitando el aprendizaje vivencial
  8. Gestiona emociones y cogniciones al hacerlas participes todos en su proceso de aprendizaje
  9. Mejora la autoestima profesional y personal al estar activos participando  y tomando decisiones en el aula
  10. Mejora las relaciones sociales al generar más y mejore vínculos 

1Este decálogo no es un decálogo de lo ideal que debería ser un aula en educación es una realidad educativa. Si conociendo esto no queremos aplicarlo ya será una cuestión política o económica, pero es nuestro deber como docentes y profesionales mejorar los espacios educativos para hacer mejores personas y más críticas en evolución personal y profesional.

5 comentarios:

PlayingCoaching VL dijo...

Me parece muy interesante tu aportación a la educación a través del coaching, por eso te he citado en mi blog (playingcoaching.wordpress.com). Espero que tenga difusión. ;)

Rober dijo...

Un placer entre todos podremos hacer algo por un cambio real en educación :) saludos, rober

Rober dijo...

Un placer entre todos podremos hacer algo por un cambio real en educación :) saludos, rober

Sara Cobos dijo...

Roberto,un placer leer tu excelente artículo, fiel referencia de la potencia transformadora que el coaching aporta, en su aplicación en el aula, y en los distintos contextos relacionados con la enseñanza y la educación.
Considero que para que esos resultados significativos que mencionas, se den, hacen falta docentes que faciliten los escenarios precisos, para que esos cambios en el aprendizaje tengan lugar, es necesario el compromiso de los docentes y de los alumnos, y añadiría de las familias. Las familias tienen gran protagonismo en educar para la vida , en reforzar el desarrollo integral y enseñar a relacionarse en la convivencia. Juntos familias, docentes y alumnos, cooperando con esos mismos objetivos, para lograr los resultados que mencionas, para mejorar la excelencia en el desarrollo de las personas y hacer posible el aprendizaje. Desde una visión sistémica, la educación es misión de todos, por ello añadiría el coaching aplicado en la familia, para la crianza y la educación, que creo es ese eslabón que completa la cadena del desarrollo personal y del aprendizaje para la vida, en toda su extensión.

Felicidades por tu artículo!

Saludos
Sara Cobos
Coach Profesional y de Familia.

Rober dijo...

Gracias Sara en efecto el sistema siempre es más potente que los elementos individuales. En ese sistema entran los docentes, los alumnos, la familia y como no la sociedad. En este sentido necesitamos soluciones sistémicas a problemas del sistema. Por eso es solo desde el "todos" desde donde podemos mejorar y cambiar esta educación. Gracias por la preocupación que denotan tus palabras... un saludo, Rober