Presidente de AEDIPE y AEDIPE Comunidad Valenciana. Presidente de AECOP-EMCC España (coaching ejecutivo). Director del Master de Gestión del talento (www.mastergesta.es). Director de las jornadas TMT, Talento & Management Tendencias. Catedrático de Organización de Empresas en el Dpto. Dirección de Empresas (Facultad Economía, Universidad de Valencia), Coach Senior Certificado CS44. Conferenciante y Escritor. Y padre de dos hijas preciosas.

viernes, 25 de febrero de 2011

El decálogo de la empresa medieval

Estamos ya en pleno siglo XXI y seguimos viviendo el contraste entre empresas que van a la velocidad del rayo y empresas que viven en el medievo. Es muy simple detectarlas, aquí podrá encontrar un decálogo que le ayudará. No dude que las empresas medievales tienen opciones a corto plazo pero muy bajas a medio y largo plazo.

1. Las personas son lo más importante en la empresa. Por mis estudios en torno a un 80% de las empresas no valora a las personas como factor clave estratégico de competitividad. La falta de coherencia entre lo que se dice y lo que se hace genera siempre un gap motivacional importante, pues se manda un mensaje claro de incoherencia al personal.
2. Las personas no quieren esforzarse ni comprometerse. Por mi experiencia en muchos proyectos, las personas van con ilusión en sus primeros días de trabajo y con un compromiso de hacer bien las cosas. Algo hacemos en las empresas que les enseñamos a no hacerlo después ni a mantener este espíritu. El clima laboral es uno de los grandes responsables del bajo esfuerzo y compromiso.
3. Necesitamos que los empleados produzcan más. Lo que necesitamos son mejores líderes que saquen lo mejor de los empleados, que los comprometan y que sean capaces de ponerles retos y hacer seguimiento de ello. De mis estudios se desprende que sólo un 7% de las empresas saca lo mejor de su gente.
4. Cuantas más horas más productividad. Seguimos teniendo una cultura de presencialidad y lo que logramos en muchos casos es tener gente presente físicamente pero ausente emocional y mentalmente. Nos hemos olvidado del trabajo con objetivos, con seguimiento, con recursos donde el empleado aporta al negocio su talento.
5. Necesitamos actitud hacia el sacrificio en los trabajadores. Seguramente deberíamos aclarar primero que es esto de la actitud de sacrificio, pues si significa que no tengamos vida personal, que sacrifiquemos la conciliación laboral, que obedezcamos sin más por simple rango… entonces creo que nos estamos olvidando de la naturaleza propia de las personas. La actitud de sacrificio es lo único que no puede comprar la empresa, se lo tiene que ganar. Y no parece lo consiga en general.
6. Con el dinero lo compras todo en la empresa. No hay cuestión más absurda que esta. Todas mis investigaciones sobre el papel del dinero en las empresas coinciden en la misma conclusión: el dinero no es un motivador intrínseco, el dinero ayuda a que la gente esté físicamente en el puesto, pero para conseguir un trabajo excelente necesitas implicar, un buen clima laboral y generar espacios laborales ricos en autonomía, responsabilidad y toma de decisiones.
7. No se puede hacer nada con los trabajos rutinarios. Seguimos pensando que el 100% de nuestras empresas son fábricas, y ya ha pasado un siglo desde que esto no es así. Casi el 70% es puro servicio y necesitamos gente que pueda aportar su profesionalidad hasta en los puestos de más bajo rango. Existen muchas estrategias para mejorar los trabajos rutinarios y con ello la motivación de los empleados.
8. Para qué formar si después se van. No es difícil entender que tenemos un problema gordo con la formación en España. Se piensa que si formas igual esto va a ir en tu contra algún día (si contrata al empleado la competencia) o sencillamente como hay mucho trabajo temporal es tirar el dinero, y sobre todo se piensa que lo mejor es formar sólo sobre el puesto concreto (¿para qué más se preguntan?). Si ni con la formación regalada muchas empresas quieren formar a su personal, claro está la cuestión de cuándo harían esa formación, ¿en horario laboral?
9. No hace falta desarrollar a la gente pues les generas expectativas falsas. Si no desarrollas al tu personal lo tienes estancado. El desarrollo organizativo es un mensaje a todo el personal de que la empresa crece y aprende. Si no desarrollas, las personas hacen de du su día a día una rutina donde perdemos todo nuestro capital intelectual.
10. La selección no es importante, lo importante es que trabajen después. Muchas empresas cometen el error de no valorar la selección lo suficiente, siguen contratando amigos, primos, cuñados y demás seres cercanos por el simple criterio de proximidad relacional. Sin embargo, nos olvidamos que muchas empresas mueren por la falta de capital intelectual clave, es decir, que sea de valor para el negocio. Hasta las pymes y micro-pymes no consideran relevante este aspecto donde cualquiera puede hacer una revisión de CV y una simple entrevista. Dime como contratas y te diré muchas cosas de tu productividad, clima, competitividad, etc…

5 comentarios:

Coordinador de Proyectos dijo...

Ayer en la mesa redonda del taller de Inteligencia Emocional que dirigió Roberto Luna. El desarrollo del taller fue divertido, emocional y lleno de contenido, al final hablamos de la empresa, y la pyme en particular y entiendo que este decálogo sigue siendo de aplicación en muchas empresas.
Pero bueno donde hay vida hay esperanza y aunque sea obligados por las circunstancias es momento de revisarnos y reinventarnos y aquí el coaching se manifiesta como una buena herramienta para ayudar al cambio...

Por tanto mis felicitaciones Roberto algún dia nos quitaremos el yelmo....


FDO. José Antonio Carrión.

Rober dijo...

gracias jose antonio con foros de recursos humanos y talento como los de ayer creo poco a poco iremos sensibilizando al tejido empresarial sobre nuevos modos de hacer en la empresa. Ese es nuestro gran reto.
Gracias por invitarme y por tu gran profesionalidad.

Visi Serrano dijo...

Buena reflexión, Rober. Parafraseo aportando mi percepción sobre cada punto del decálogo:

1. Muchas direcciones de empresas presumen sobre la importancia de las personas y luego los comportamientos, símbolos y sistemas revelan una cultura diferente
2. Las personas ya van motivadas a sus trabajos, solo desean que no se les desmotive
3. Los colaboradores necesitan buenos gestores y lideres que les ayuden a desarrollarse y ser más productivos. Muchas veces perdemos un excelente técnico por nombrarle gestor de equipo.
4. Confunden el presentismo con la orientación a la tarea y a los resultados.
5. El trabajo es una de las áreas importantes de la vida de las personas y de desarrollo personal y social. Que no esperen que sacrifique todo por la empresa, pan para hoy y hambre para mañana.
6. Si no me pagan o lo hacen con falta de equidad interna o externa me cabrearé mucho. Pero no solo trabajamos para ganar dinero. Cuando recibí mi primera nómina me alegré mucho, para la siguiente era un higiénico, como que se me encendiera todos los días el ordenador.
7. No hay rutinas, hay pésimos gestores del desempeño y desarrollo de sus colaboradores.
8. No formes a tu gente y seguro que se marcharán de tu empresa.
9. No desarrolles a tu gente y perderás trozo de tarta en el mercado.
10. Cuidar la selección de tu equipo es importante, como dices Rober...dime a quien contratas...

Un abrazo

Visi
@uvedevisi

Javier Fe Castell dijo...

Hola Rober,
Interesante tu entrada y todo lo que mencionas me suena a muy familiar. Y una modesta peticiòn: Al respecto,qué hay de las diferencias culturales entre paises (sobre todo UE)? Tenemos referencias? Las empresas multinacionales implantadas en España logran introducir sus modelos con éxito?
Mi modesta experiencia laboral en Francia me muestra la enorme diferencia en cuanto a la cultura del presentismo.Me permito una anécdota: la hora punta en Montpellier es sobre las 18h!
Un saludo

Rober dijo...

Gracias Visi y Javier. La verdad es que estamos todos en esa misión de provocar cambios, y como decía Ghandi lo mejor es "sé tu el cambio que quieres ver en el mundo". Así que en eso andamos.
En temas culturales sí que hay muchas diferencias, me acuerdo cuando comentó una de las responsables de rrhh de microsoft el caso cuando todas las microsoft internacionales estaban en Best Work Places, salvo la española, la explicación es esta cultura de los horarios que los vincula a productividad. Afortunadamente cambiaron la gestión y ya está en BWP. Bueno gracias por vuestros comentarios.