Presidente de AEDIPE y AEDIPE Comunidad Valenciana. Presidente de AECOP-EMCC España (coaching ejecutivo). Director del Master de Gestión del talento (www.mastergesta.es). Director de las jornadas TMT, Talento & Management Tendencias. Catedrático de Organización de Empresas en el Dpto. Dirección de Empresas (Facultad Economía, Universidad de Valencia), Coach Senior Certificado CS44. Conferenciante y Escritor. Y padre de dos hijas preciosas.

martes, 28 de octubre de 2008

Todos mienten (1)


Discúlpenme el atrevimiento del título, pero he de reconocerles que desde hace ya unos años lo tengo como de fondo siempre en mi cabeza. Siempre he pensado que desde la ciencia y la investigación se podría ayudar a las empresas. Y aunque es un proceso lento, muchas veces por la distancia que existe actualmente entre las distintas instituciones, resolvía siempre el problema pensando que era cuestión de tiempo. Pero ha pasado tiempo y este pensamiento de fondo aun vaga por mi mente. Es como un salvapantallas donde pasan muchas nuevas experiencias en mi vida, pero hay un mismo trasfondo. Y seguro que se preguntan ¿Qué es lo que pasa por mi cabeza? Pues una idea muy sencilla, o mejor dicho una pregunta muy sencilla: ¿Qué es lo que pasa en las empresas que a pesar de lo que dicen los diferentes estudios de recursos humanos y gestión del talento, no parecen evolucionar hacia lo que parece es una “evidencia”? Es decir, por qué existe un gap o distancia entre lo que “se debería hacer” y lo que “se hace”. Siempre que comienzo mis clases en la universidad les repito a mis alumnos esta frase de advertencia sobre los recursos humanos “seguramente esta es la asignatura con mayor diferencia entre lo que decimos que hay que hacer y lo que realmente se hace”. Me imagino que tantos años repitiendo lo mismo, habrán dejado alguna huella cuántica en mi cerebro que se repite como un bucle. Recuerdo que en una conferencia muy reciente en Valencia se invitó a Isabel Aguilera, exdirectora de Google en España y Portugal, y tuve la suerte, en representación de AEDIPE, de compartir escenario para poderle hacer alguna pregunta. La pregunta como comprenderán tenía que ver con ese bucle endiablado que me perseguía: ¿Por qué hay tanta distancia entre lo que unos dicen que “se debe hacer” (Gurús, profesores universitarios y científicos, profesionales de referencia o de grandes empresas, etc), lo que “dicen que se hace” (los directivos de rrhh y consultores) y lo que “en realidad se hace” (de esto informan normalmente los empleados)? Isabel sonrió ante la pregunta, estaba muy distendida ante una sala de más de doscientas personas relacionadas con la empresa valenciana, y sencillamente dijo “porque todos mienten”.
*(Este texto es parte de un artículo que saldrá en un medio de comunicación en breve)
**(imagen obtenida de psicologia.laguia2000.com/general/la-mentira articulo publicado por Malena el 4 de Mayo de 2007)

3 comentarios:

Mimo dijo...

Bueno, parece que tengo el honor de ser el primero en estrenar el blog; yupi!!!!!
Me encanta el tono, la forma, el fondo y el sentido de este post. Creo que ya está bien de "maltratar" el verdadero alma de las empresas; las personas. Hay que jugar limpio con el "recurso" que de verdad lleva a las organizaciones hacia adelante y abrise a nuevas formas, a nuevos niveles de conciencia empresarial, y por qué no, a una nueva espiritualidad en los negocios.

Bravo Rober.
Un abrazo.
Jose

BAMBALINA dijo...

Bravo Rober!!Mi mayor enhorabuena rodeada de un gran abrazo emocional por tu iniciativa. Me gusta el tono y el ritmo, pero sobre todo me gusta el contenido.Bravo por tu valentía y bravo por tu decisión, pues para aquellos que formamos parte del mundo de la empresa, escuchar hablar con transparencia y claridad del día a día es un gran signo de "apuesta por la autenticidad" que además tú has "puesto en valor"= Talento.

Felicidades
Vigela

amalia dijo...

Hola Robert, me he sentido muy identificada con tu "bucle". Muchas veces durante estos años me he preguntado si tenía algún sentido práctico realmente mi actividad o tan sólo me dedicaba a una labor de apostolado. La conclusión de que "todos mienten" me parace muy acertada y en cierto modo estimulante.