Presidente de AEDIPE y AEDIPE Comunidad Valenciana. Presidente de AECOP-EMCC España (coaching ejecutivo). Director del Master de Gestión del talento (www.mastergesta.es). Director de las jornadas TMT, Talento & Management Tendencias. Catedrático de Organización de Empresas en el Dpto. Dirección de Empresas (Facultad Economía, Universidad de Valencia), Coach Senior Certificado CS44. Conferenciante y Escritor. Y padre de dos hijas preciosas.

jueves, 6 de septiembre de 2012

PERO QUÉ DIFICIL ES ESTO DE LIDERAR...EL SAGRADO GRIAL DEL LIDERAZGO


Existen ciento y miles y millones de entradas y libros y artículos que tienen que ver con el liderazgo. Y tanto a nivel científico como profesional seguimos luchando por avanzar o incluso encontrar el sagrado grial del liderazgo. Desde las más diversas clasificaciones y modelos de liderazgo clásicos que todos hemos estudiado o leído, hasta las más modernas teorías, no deja de llamarme la atención lo lejanos que estamos de eso que llamamos liderazgo. Igual es porque no es fácil teorizar sobre algo tan vivencial y experiencial, o quizás porque evoluciona con cada día que pasa y con cada entorno, o será por el contrario que culturalmente tenemos diferentes concepciones del ser humano, sea lo que sea, no deja de ser realmente difícil captar el fenómeno del liderazgo.

Si a comienzos del siglo XX era una cuestión de rasgos de la persona (características físicas, sociales o personales), o de estilos de comportamiento (autocrático, liberal y democrático) o una cuestión de su orientación humana a la tarea o a las personas (filosofía X, Y, Z), o de la relación entre el liderl y el subordinado como en la teoría de Likert con sus cuatro categorías (explotador, benévolo, consultivo y participativo) o de si se orientan más a las tareas o a las personas (grid de Blake y Mouton). También las más situacionales han intentado ubicar en entornos concretos los estilos como la teoría de la contingencia de Fiedler (relación entre estilo del líder y demandas de una situación) o la de Vroom y Yetton ( y después Vroom y Jago) donde con un árbol de decisiones ibas contestando a preguntas y llegabas al estilo más adecuado. Aunque de hecho en su momento me sedujo mucho la idea del liderazgo situacional, donde analizando las relaciones y las tareas se podían distinguir diferentes tipos de liderazgo a utilizar según el grado de madurez del colaborador: delegador, participativo, persuasivo o instructor. Un modelo de Hersey y Blanchard realmente atractivo y útil. Pero también como dicen Manz y Sims es díficil dirigir a otros sin saber dirigirse uno mismo, ya sabemos esto del autoliderazgo. También Mintzberg nos habló de los diferentes roles del líder a tener en cuenta en las organizaciones.
Y más recientemente nos llega el liderazgo transformacional, trascendental, de empoderamiento, auténtico, lider-coach, ... como nuevas tendencias que intentan dar luz a unos directivos y a unas organizaciones que siguen adoleciendo principalmente de liderazgo. ¿Algo tautológico esto verdad? Sin embargo, la realidad empresarial a veces es muy difícil de captar y está llena de sutilezas, de históricos de relaciones, de consistencia de comportamientos y de su fiabilidad. Todo ello hace realmente que sea más cercana la teoría del caos que cualquier otra teoría. Rasgos, comportamientos, estilos, situaciones... todo confluye en unos tiempos concretos, en unas tomas de decisiones, en unas vivencias y en una interacción entre personas. ¡Realmente complejo! En serio, esto de liderar es realmente complejo.
El que es "seguidor" o "subordinado" se queja normalmente del líder. En torno a un 60% de los empleados se quejan de que sus líderes no saben dirigirlos. Un 50% de los directivos también se quejan entre ellos de que no saben cómo dirigir. Yo creo que en algo están todos de acuerdo, de nuevo, la falta de liderazgo. Pero claro, alguien tendrá entonces que decirme que es esto del liderazgo. Porque en realidad me suena al famoso sagrado grial del que todos hablan y nadie sabe dónde está, todo el mundo lo busca con obsesión y afán pero nadie lo encuentra. Pero ese sí, seguimos dedicando miles de palabras a esto del liderazgo, buscando ejemplos y realizando cursos y entrenamiento en habilidades. Por algún camino tenemos que trazar el objetivo de la mejora de la calidad del liderazgo. Y por eso, bienvenida cualquier idea o teoría, pero no dejo de seguir pensando que esto del liderazgo es realmente complejo.
Si te dirigen te quejas del líder, hasta que te toca dirigir y comprendes que eso no es tan fácil. El que es dirigido busca un líder democrático y respetuoso, pero cuando le toca dirigir muchas veces, al cambiar de rol, como por un mecanismo automático, se convierte en más directivo y conservador. Esto que llamo "ponerse el sombrero del jefe" sigue siendo una norma que se cumple en las organizaciones. Igual, en el fondo, es que esto del liderazgo en sí no es bueno. Pero hay muchas experiencias de empresas que han analizado la organización sin líderes donde al final lo que se ha perdido es la misma organización. Por lo tanto, necesitamos alguien que tenga esos roles que decía Mintzberg y que adecue los objetivos organizativos con los de las personas que ponen sus esfuerzos. Necesitamos líderes que sean respetados por sus conocimientos y experiencias, líderes referentes, líderes democráticos, líderes donde coincida su poder informal con su cargo organizativo.
Pero aun así, esto del liderazgo, sigue siendo muy complejo... claro las personas somos complejas ¿no?

8 comentarios:

Genoveva Vera PsycoCoach Ejecutivo y Corporativo dijo...

Lo cierto es que muchas personas utilizan ambos términos, líder y director, como sinónimos. Sin embargo, comparto con otros la opinión de que existen grandes diferencias entre ellos. Destacaría que el director es seleccionado por las empresas para dirigir a otras personas, pero al líder lo seleccionan sus seguidores para que los dirija. Un líder, por tanto, es un director, pero un director no tiene porque ser líder. Otra diferencia destacable sería obedecer a… vs. Compartir con…

En fin, de esto hay infinidad de libros escritos y diversidad de opiniones. Demasiada semántica. Me quedo con una diferencia que leí en algún sitio y me gustó, y era que en el caso de los líderes, sus seguidores se sienten orgullosos de formar parte de su equipo.

Feliz domingo.
Vera

Rober dijo...

gracias vera, quizás incluso esa terminología de líder y seguidores tenemos poco a poco que ir cambiándola también.
En efecto la diferencias que marcas proviene del grado de formalidad, el directivo es formalmente establecido por la organización, el líder se lo gana informalmente. Ojala, como digo en muchas conferencias, coincidieran en las empresas los dos :))

Josep dijo...

Siento discrepar un poquito de vosotros, para mi el líder se parece más al gestor de personas que al director.
El líder (es mi opinión)es una persona empática por defecto y con una serie de valores que le ayuden a comunicarse con sus seguidores (compañeros para mi)para conocerlos cada día mejor y también dejarse conocer por sus seguidores. Cuando todos se conocen a fondo es cuando el trabajo en equipo termina funcionando bien.
Cada persona necesita su propio liderazgo, quiero decir que el líder se tiene que ajustar a cada persona.
El trabajo del líder será mejor siempre y cuando la empresa o sus directores den toda la información y transparencia a su líder, de esta forma podrá exponer a sus seguidores el por qué de cómo se tienen que hacer las cosas para poder aumentar la producción y ser más competitivos respecto a las demás empresas. Si el operario no se le engaña y se le dice la verdad, reacciona y apoya a la dirección de la empresa, porque ellos son parte de la empresa.

Saludos

Rober dijo...

Gracias josep por tu comentario, en términos genéricos utilizamos directior o directivo para referirnos a toda persona que tiene responsabilidad sobre otros en la organización: mandos intermedios, etc... La cuestión no es ésta que es más bien terminológica sino que en el fondo todos esos nombres hablar del organigrama y de los aspectos formales de la empresa. El términos gestor de personas no deja de ser un término de dirección o gestión. En todo caso dirección siempre es más amplio y estratégico y gestor más operativo. La cuestión es si este gestor/mando/directivo es líder o no en su propia empresa. Esa es la verdadera pregunta que en realidad toda persona con responsabilidad sobre otras se tiene que hacer diariamente. Y ese liderazgo no se puede imponer sino que se gana en el día a día.
Gracias de nuevo Josep y hasta otra

David Borràs dijo...

Buenas tardes a todos.
Llevo ya algún tiempo dándole vueltas a estos del liderazgo y estoy llegando a la conclusión de que como todo lo referido a las personas es complicado, y como todos somos diferentes y nos mueven distintas motivaciones, no existe una única solución, una única forma de liderar.
El "café para todos" en liderazgo como en muchas otras cosas no sirve.
Por otra parte, la expresión "ponerse el sombrero de jefe" me ha recordado una expresión de mi suegro "si quieres conocer a Paquito dale un carguito" creo que es clarificadora y no necesita más explicación.
Un saludo a todos.

Joserra Alonso dijo...

Siempre he pensado que lidera quien convence, con palabras, con actos, pero también con actitudes, y en este último caso, se forman líderes que ni siquiera quieren serlo o ni siquiera saben que lo son, así que también pienso que el liderazgo se adquiere de manera informal.
Y pregunto. ¿También serían líderes quienes convencen a otros de propósitos espurios (no es una "rara avis" en el mundo empresarial), o solo se es (o se debe ser) líder en sentido positivo?
Gracias a todos.
Magnífico blog Roberto.

Rober dijo...

Hola David me quedo con el refrán con tu permiso para alguna conferencia :)) cuanta razón!!!
Joserra en tu reflexión hablas de un debate que ya se ha hecho sobre todo en temas más sutiles pues determinados "lideres" han podido canalizar masas hacia fines o no éticos o incluso perversos. Por eso han surgido otro tipo de conceptualizaciones del liderazgo como el trascendental, el ético o el auténtico... estos van en la linea de lo que tu comentas.
Un saludo a los dos y muchas gracias por participar
Roberto

Geles García dijo...

Quizá es una barbaridad mi planteamiento pero me gustaría lanzarlo para ver opiniones al respecto. Últimamente voy dándole vueltas a la diferencia entre un equipo de trabajo multidisciplinario e interdisciplinario y me pregunto si estas definiciones podrían pasarse a utilizarse también con la actitud personal, actitud multidisciplinaria frente a una actitud interdisciplinaria, por lo que inmediatamente encuentro una relación directa con el liderazgo. Llegando a la conclusión de que un " lider " ha de intentar adoptar una actitud interdisciplinaria ya que eso le ayudará a adaptarse, a focalizar mejor ,en el entorno y en el momento actual allá donde esté y con quién esté. Ya que ser líder es algo tan etéreo, uno puede ser líder hoy pero mañana no , serlo en el grupo de colegas, pero con su equipo de trabajo no...


Gracias Roberto por compartir tus conocimientos!!!