Presidente de AEDIPE y AEDIPE Comunidad Valenciana. Presidente de AECOP-EMCC España (coaching ejecutivo). Director del Master de Gestión del talento (www.mastergesta.es). Director de las jornadas TMT, Talento & Management Tendencias. Catedrático de Organización de Empresas en el Dpto. Dirección de Empresas (Facultad Economía, Universidad de Valencia), Coach Senior Certificado CS44. Conferenciante y Escritor. Y padre de dos hijas preciosas.

domingo, 1 de marzo de 2009

¿POR QUÉ QUIERES SER COACH EJECUTIVO?

No me malinterpreten, tengo claro que todo el mundo tiene derecho a la formación, al entrenamiento y a elegir su futuro. Pero no dejo de darle vueltas a varios encuentros que he tenido en los últimos años con “coaches” que dicen serlo y al más alto nivel. Claro, mi primera actitud siempre es positiva y de escucha activa, de aprendizaje, de observación del estilo de coaching o de las actitudes del coach. Pero después de seguir siendo muy positivo con tan digna profesión y especialización del desarrollo organizativo, no dejo de hacerme esta pregunta ¿pero pueden todas las personas que cumplen una formación determinada o tener una experiencia determinada ser coach? Todos sabemos que tanto en AECOP como en la ICF hay una serie de protocolos de control para la certificación. Pero a pesar de eso, sigo haciéndome la misma pregunta. No pongo en duda ninguna asociación, al fin y al cabo yo presido una en Levante. Pero me da que dejamos decisiones al mercado que igual no deberíamos hacerlo. ¿O sí? Pongamos por caso una persona que demuestra en AECOP su experiencia en coaching por más de 200 horas y es coach certificado profesional o las 100 horas que exige la ICF. En estos momentos soy poco partidista. Creo que me preocupa más el coaching como profesión y especialización. Si nos encontramos con personas que están haciendo coaching pero que cuando hablas con ellas notas “a todas luces” que no tienen ni escucha activa, ni actitud de coach, ni empatía, ni autoconocimiento, ni capacidad de aprendizaje o mejora… ¿se imaginan cómo se le queda la cara a uno? Igual es que es mejor no observar sencillamente estar. Pero flaco favor hacemos a la profesión. Esta observación y estas dudas son las que me han llevado a insistirles a todos los programas de formación y entrenamiento acreditados por AECOP en Levante que hacen consultoras como Tecnocoach (http://tecnocoach.corex.es ) o el master Gesta de la Universidad de Valencia (www.gestiondeltalento.es ) a tener un primer bloque no ya sobre las competencias del coach sino sobre la vivencia personal de por qué quiero ser coach y trabajar mucho esa parte desde el comienzo. De hecho, comienza en un par de semanas el primer curso de Tecnocoach del cual han tenido a bien invitarme para dar el primer módulo con quince alumnos/colegas que quieren ser coach. Estaremos quince horas iniciales encerrados analizando precisamente esto. Creo que si alguien decide cambiar de rumbo será tan buena decisión como continuarlo. Creo que debemos hacer espejos desde el comienzo y comprender que el coach tiene implicaciones personales y laborales sobre sus clientes y por lo tanto merece que el aval de AECOP garantice una ética a todos sus niveles (se puede consultar el documento ético de AECOP http://www.aecop.net/ y el documento ético de la EMCC a la que pertenece AECOP en Eurpa http://www.emccouncil.org/ ). Luego, creo debemos entrar en los cursos no ya con el clásico qué es y qué no es el coaching que tan a la saciedad existe en los cursos y manuales. Sino precisamente ¿por qué quieres ser coach? Con ello sí que estaremos sembrando por el futuro de la profesión. ¿Qué pensáis?


15 comentarios:

moni dijo...

…pues si Rober, creo que es importante que aquellas personas que queramos dedicarnos profesionalmente al coaching entendamos la responsabilidad que esto supone y nos hagamos una pregunta ¿realmente sería capaz de desarrollar a las personas, de sacar su potencial, de ayudarles a explotar lo mejor de ellas mismas…tengo las competencias para ello?...en el curso impartido por César Piqueras “Liderar en tiempos difíciles a través del coaching” me di cuenta de la influencia del coach en la persona…es importante esta reflexión…GRACIAS por hacernos conscientes de ello…

jpascual dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Rober dijo...

Gracias por el comentario moni en efecto creo que es un ejercicio de etica y responsabilidad el asumir que estas trabajando con personas. Y para ello el coach debe ser coachee continuamente.

rosa dijo...

Absolutamente de acuerdo con todo lo que comenta. Estoy realizando un curso de Coaching Ejecutivo, el primero en Galicia, organizado por Aecop. Es mi primer contacto con el coaching y estoy sintiendo que me apasiona. Encuentro, sin embargo, que es muy difícil plantearse ser Coach sin una formación que va más allá del contenido explícito de los cursos que he consultado...Creo que debe ser una formación más holística, que debe partir del autoconocimiento y de plantear como primer reto nuestro propio desarrollo como personas, nuestra revisión y nuestro crecimiento...¿Cómo confiar en un Coach que no ha pasado él mismo por un proceso similar al que va a propiciar en otro?

Como sugerencia a Aecop,creo que deberían orientar individualizadamente a los alumnos para determinar sus competencias, su experiencia y en base a eso "programar su aprendizaje", trazar un mapa que podría incluir PNL, Eneagrama, 360 grados,etc y acreditar no solo horas impartidas sino horas recibidas.
Una reflexión desde Galicia...Gracias!

Rober dijo...

Hola Rosa, no se exactamente el programa de AECOP en Galicia pero alli teneis a muy buena gente en coaching en AECOP. En Valencia, estamos intentando que los cursos comiencen con esta estructura de reflexion de por que quiero ser coach y trabajar un fin de semana este aspecto. Te asombraria todo lo que sale, porque la formacion no garantiza el buen coach. Pero si logramos sembrar la chispa del autoconocimiento, de la flexibilidad, de la gratitud por un reflejo o espejo, entonces habremos conseguido sembrar el futuro de un gran Coach. Normalmente los cursos de AECOP intentan dar esa variedad de perspectivas. Yo de hecho tengo un ejercicio inicial en el primer modulo de un curso de AECOP en Valencia (organizado por Tecnocoach; www.aecoplevante.es) que se llama las treinta teorias, jaja imagina, consiste en plasmar las treinta teorias que abordan el coaching y ordenarlas. El coach necesita herramientas y marcos teoricos para actuar. Cualquier marco preconcebido es en si una manipulacion del proceso. En algunos casos funciona la gestion por competencias pura con su feedback 360º en otros trabajar la inteligencia emociona en otros la pnl es superutil, la gestalt me apasiona y da un resultado brillante con personas que son capaces de autoconocerse, ... imagina, en realidad el buen Coach nunca se para de aprender... de leer... de vivir experiencias y de preguntarse como hacerlo mejor y que otros marcos me hubieran ayudado mas... me imagino porque como profesion es apasionante... si te vienes para valencia en mayo organizamos un seminario gratuito para la gente de aecop sobre inteligencia emocional... bueno gracias por tu aportacion... y seguimos en contacto...

Vilap dijo...

Muchos días me ha costado este comentario ya que trata una de las cosas más importantes ¿seré un buen coach? E incluso ¿podre ser un coach?, se que todo el mundo no puede ser de todo, pero como bien dices todo el mundo tendría que poder formarse y si no se puede ser un coach siempre se puede ser entrenado por un coach
La responsabilidad del coach debe ser uno de los puntos fuertes del coach ya que está tratando con personas y lo más importante está haciendo crecer a las personas lo que aumenta la responsabilidad y el compromiso, creo que todo el mundo que practica esta bonita profesión se tendría que hacer esa pregunta ¿podre ser un buen coach? Y además ¿podre superar el miedo del coach? Seguro que si pensamos saldrían muchas preguntas muy importantes

Sandra dijo...

Que manera de me hacernos reflexionar... me ha gustado mucho. Ya no es sólo si me gusta el coaching, y me voy a formar para trabajar de coach, sino si estoy comprometido con ello. Siempre consigues que le demos una vuelta más a la tuerca. Me encanta. Gracias.

paula dijo...

En primer lugar,decir que estoy de acuerdo con la reflexión, es más, me hace pensar que debería llevarse si no a todos, a muchos de los puestos laborales.Es decir, cuando una persona "elige" aquello a lo que quiere dedicarse, es fundamental que previamente haga un análisis sobre si dicho trabajo será capaz de desempeñarlo con acierto, dedicación, y por supuesto si tiene las capacidades necesarias para hacerlo. Gran parte del fracaso de la sociedad se debe precisamente, a la falta de concienciación de que no todos valemos para todo...¿Cuántas veces oímos hablar sobre el elevado fracaso escolar?, y desde luego este no es consecuencia, en su totalidad, de la dejadez de los chavales, ya que mucho tiene que ver la presencia en las aulas de profesores faltos de vocación.Y este ejemplo creo que es extrapolable a cualquier campo, y más aun si hablamos de puestos que tienen un trato directo con las personas como es el caso del Coach.
Es por esto por lo que animaría a que todos nos parásemos a pensar dónde estamos, dónde queremos llegar, y por supuesto, si seremos capaces de hacerlo con profesionalidad.

César Piqueras dijo...

Hola Rober, buena entrada y excelentes comentarios...
Creo que lo que se vive actualmente a nivel internacional es muy parecido... titulos, horas de vuelo y todo tipo de certificaciones que acreditan al profesional que hace coaching, lo cual no asegura en ningun caso un coaching efectivo.
Aun así veo necesaria la formación más o menos reglada por los distintos organismos y la posterior acreditación del coach. Unido a cierto rigor por parte de las asociaciones, pensando en dos cosas:

-Por un lado en como "habilitar" a más personas como coaches profesionales manteniendo unos estándares y códigos razonables

-Por otro lado en como acreditar más coaches y tener más asociados (necesario para el mantenimiento de la misma).

En este sentido me parece excelente la labor de AECOP desde hace unos años. Por otro lado los enfoques multidisciplina enriquecen la asociación con miembros y nuevos conocimientos, por eso veo interesante ser integradores de diferentes vertientes.

Personalmente veo el coaching y la relación de acompañamiento a otros como un camino y no un fin en si mismo, camino lleno de crecimiento personal, aprender de otros y de uno mismo. Algo que nunca se acaba (espero) En ese sentido invitaría al profesional en coaching no dejar de formarse en diferentes vertientes y a ponerse a prueba cada día con sus clientes, sobrepasando los propios límites. Y de vez en cuando, porque no? elegir terapeuta, coach o alguien que le pueda acompañar a el mismo en su propio proceso de crecimiento..

un abrazo

Rober dijo...

Gracias por los maravillosos comentarios. Creo que esa vuelta de mas que habla Sandra, esa responsabilidad que destaca jose maria, esa concinciacion que comenta Paula, y ese acompañamieto y continuo aprendizaje de Cesar componen un marco hacia el Coaching excelente. En efecto creo que una de las primeras acciones que vamos a hacer en AECOP Levante aparte de insistir en las primeras horas de vuelo en las buenas practicas, la etica y la responsabilidad, es precisamente organizar equipos y talleres de trabajo compartido donde los coaches se confundan en su rol de coach y coachee. Donde se compartan experiencias y se aprenda de todos los modelos y perspectivas. Espero contar con vosotros claro.

vida dijo...

Muy buenas todas las reflexiones que he podido leer. Creo que el ser COACH lleva de la mano un trabajo enorme, tanto de formación como innato en la persona. Dónde la ética, responsabilidad, humildad y humanidad no pueden perderse por el camino. Considero que todas las personas que llevais tanto tiempo luchando por éste termino y que actualmente os estais esforzando por seguir desarrollándolo y darlo a conocer de una forma más cercana y al mismo tiempo profesional en la Comunidad Valenciana, mereceis todo el apoyo de "principiantes" o estudiantes que ven una excelente oportunidad de desarrollo con ésta práctica, y además un gesto de cariño por promover con tantas inciativas ésta actividad que tantas recompensas es capaz de proporcionar... Todo es cuestión de creer, trabajo y constancia.

... Enhorabuena Rober, 10 comentarios!! ...

Gracias de nuevo!

Vigela dijo...

Bravo Rober....necesitamos personas como tu para diferenciar en esta profesión las churras de las merinas. Me gusta tu enfoque, ya que asi lo pienso tambien yo. Estamos desarrollando entre todos una profesión con mucha responsabilidad, y creo que es cuestión de todos que la cuidemos,y para eso, tenemos que ser valientes. El buen coach, así lo veo yo, lo es porque es consciente de que delante de él tiene ni mas ni menos que a una persona, qué grande! y por ello mismo, conocerse a sí mismo, pasar su propio proceso, para saber diferenciar entre el "Ser" y el "Estar" es fundamental. Efectivamente, una vez contestada tu pregunta¿por que quiero ser coach? y obtenida la respuesta, sabremos el camino a seguir.

Rober dijo...

Hola Eva (mujer de gran "Vida") gracias por tus comentarios, la verdad es que en Coaching uno se da cuenta que siempre es un aprendiz o principiante, eso es lo maravilloso esa actitud tan vital y necesaria de orientacion al aprendizaje al crecimiento. En efecto Vigela, esa maravillosa diferenciacion entre el ser y estar que tanto remarco Erich Fromm en su maravilloso libro.

Yolanda dijo...

Es una muy buena pregunta el titulo de esta entrada en el blog. Son palabras mayores cuando decimos que queremos ser COACH o un "buen coach". Pienso que es igual de importante toda la formación que podamos recibir, asi como el caracter de la propia persona.
Tal y como indicas, existen personas que sólamente con observarlas unos minutos, puedes hacerte una idea si están siendo de verdad un buen coach. Esta figura va más alla de una profesión, es: pensar en el projimo, ser feliz viendo crecer a los demás, sentirte realizada cuando realmente estas ayudando a solucionar los problemas de alguien, pienso como dice Paula, que tiene que ser parte de una vocación; a parte de ser un trabajo, y dedicarte a ello profesionalmente, se tiene que compaginar muy bien con la vida personal, y por ello, es cuando de verdad se valora, lo bueno o no tan bueno que es un coach.
Siempre me replanteo la misma pregunta: ¿Qué es lo que realmente me apetece ser de mayor? Creo que la figura del coach recoge todas esas cosas por las que de mayor me gustaria ser asi. Compromiso, vocación, sabiduría, comprensión, escucha activa, ayuda al projimo, solucionar problemas,empatía, y muchas cosas más que hacen maravilloso "el trabajar con las personas".
Muchas gracias Rober por tantas reflexiones, y por todos los comentarios expuestos.
Un saludo

Rober dijo...

gracias yolanda por intervenir y por la sinceridad de tus palabras. Nos vemos en el viaje del coaching.